Aprovecha, que es verano

Playas, piscina, niños corriendo por la calle, tumbonas, gafas de sol, helados... Sí, llega septiembre pero sigue siendo verano y lo será hasta el día 23. Los veranos de este mes suelen ser menos calurosos que los de agosto. La brisa de la noche es reconfortante y la temperatura del día invita a pasarse tiempo en el agua y disfrutar del sol para conseguir un buen bronceado.

Las ventajas del septiembre para los campistas es que la costa se aligera de turistas y se puede seguir disfrutando pero con menos aglomeración de gente. Que haya gente siempre está bien, pero para aquellos que busquen algo más de tranquilidad han de saber que este es un gran momento. Incluso si uno ya no está de vacaciones podría aprovechar para ir al camping un fin de semana y regresar al trabajo el lunes, como nuevo.

Cabe recordar que la playa Pixavaques, situada en frente del camping, cuenta con bandera azul, es de pequeñas dimensiones e ideal para pasar un día de relax con unas aguas paradisíacas. Es verano y hay que aprovecharlo.

Así que ya sabéis, si os gusta encontrar cualquier excusa para disfrutar de la vida, aquí os estaremos esperando, en l'Ametlla de Mar, en la Costa Dorada.

 

 


Carta de amor a nuestros campistas

En l'Ametlla de Mar se viven y se intercambian miles de historias. Muchos campistas llegáis de todos los rincones de la Península Ibérica así como también de Francia para desembocar en el Càmping Nàutic l'Ametlla de Mar y con ellos también vuestras historias que contar y que vivir.

La vida de los amantes del camping consiste en disfrutar de lo sencillo y la de compartir vivencias con los vecinos de tienda, auto-caravana o bungalow. Nada más llegar uno se convierte en vecino y se establece cierta familiaridad con el resto de huéspedes del Càmping Nàutic.

El relax y el confort son ideales para que los campistas os relacionéis unos con otros. Aquí se viven muchas historias y algunas de ellas acaban desembocando en amistad duradera. A todos los miembros del camping nos produce una enorme satisfacción ver que como la cordialidad impera y como en muchas ocasiones las parcelas parecen un pueblo de vecinos con entidad propia.

Es un orgullo contar con una comunidad tan bien avenida y es un enorme placer formar parte de ella. Por lo que solo podemos deciros “queridos campistas, tenemos la suerte de teneros, seguid contándonos vuestras historias, seguid veraneando con nosotros. Aquí estaremos, para daros lo mejor de nosotros: El mar mediterráneo, nuestros servicios y nuestro cariño.”