El solsticio de invierno que tuvo lugar el pasado diciembre es motivo de celebración para todas las culturas ancestrales. Este hito marca un punto de inflexión en el que el sol pasa de ir perdiendo horas respecto a la noche a ganárselas. La luz y el buen tiempo, después de un retroceso, le irán ganando lentamente terreno a la noche y al frío. 

Esta pequeña victoria, ganada día a día, implicará volver a las rutinas agrícolas, contar con horas de sol, con más horas de calle (ahora apetece encerrarse en  casa con una buena estufa) y también ganas de explorar, experimentar, ver mundo y estar en contacto con la naturaleza que ahora está en período de latencia. 

Y con la germinación de las flores y la polinización, Càmping Nàutic L’Ametlla de Mar volverá a abrir sus puertas y el mundo empezará a girar de nuevo. Porque en el momento que empecéis a visitarnos, nuestras instalaciones volverán a tener alma, se llenarán de alegría y de momento únicos una vez más. 

En marzo, momento en que empezará la nueva temporada, comenzaremos a escuchar risas, cantos, charlas,… La Costa Dorada se llenará de actividad y florecerán centenares de propuestas para realizar en las zonas de mar y de montaña. 

Nosotros estamos preparando el camping para cuando vosotros estéis listos. ¡Os esperamos en marzo!