La Verbena de San Juan, también llamada popularmente como la Noche del Fuego, la Noche de las Brujas o la Noche del Ros, se celebra todos los Países Catalanes durante la noche entre el 23 y 24 de junio. Es una noche mágica en la que se celebra el solsticio de verano, con dos días de retraso. Es una celebración religiosa que se ha convertido una fiesta con elementos y costumbres muy marcados y simbólicos: el fuego purificador, los baños de medianoche, las hierbas de San Juan, las canciones, el baile o las curaciones y más rituales mágicos. El origen de la celebración de la Noche de San Juan es pagano y forma parte del grupo de fiestas solsticiales, como Navidad. Con una tradición que se remonta a mucho antes de la implantación de cristianismo, es un culto al sol, al alargamiento del día, por el solsticio de verano.

Las hogueras son el elemento central de la Noche de San Juan en los Países Catalanes Las celebraciones tienen el fuego como elemento característico. Se hacen hogueras comunales, familiares e individuales y según la tradición de cada localidad se montan muchas de diferentes o sólo se hacen en una plaza o calle en concreto, tradicionalmente con objetos inservibles de madera que se han ido acumulando durante todo al año. En las celebraciones tiene un lugar destacado la pirotecnia. Gastronómicamente suelen acompañar las reuniones familiares por la noche propias de esta fecha con la coca de San Juan, de recaudo o de chicharrones.